Trastornos de los sonidos del habla (TSH)

Actualizado: jun 27

Según Franklin Susanibar, consiste en una alteración en la producción articulatorias de los sonidos (fonética) y/o en el uso funcional de los sonidos/fonemas (fonología) que afecta a la inteligibilidad del habla en diferentes grados, pudiendo ser diagnosticado en las distintas etapas de la vida de la persona. Uno de los más frecuentes es el que niños/as en enseñanza básica y adultos no puedan articular o producir de manera correcta el sonido “rr”.

La nomenoclatura de este trastorno ha ido cambiando en el tiempo. Se ha utilizado el término dislalia, trastorno funcional de la articulación, trastorno de la articulación y trastorno fonológico, trastorno articulatorio y fonológico, trastorno fonológico, hasta llegar al actual diagnóstico de trastorno de los sonidos del habla. El término de “dislalia” aún es utilizado por una gran cantidad de personas.

La sintomatología de este trastorno puede presentarse de 3 formas:

  • Trastorno fonético: consiste en una incapacidad de producir o articular correctamente ciertos sonidos y en todo contexto (sonido aislado, sílaba, palabra, oración y lenguaje espontáneo) esperados a una determinada edad cronológica. El error es consistente, es decir, siempre es el mismo (Ej: //godo/ por /gorro/, /datón/ por /ratón/). Se identifican errores como la omisión (no dice el sonido), sustitución (cambia el sonido por otro) y distorsión (realiza el sonido pero en otro punto articulatorio). Se puede ocasionar por problemas anatómicos (fisura palatina, malformaciones craneofaciales, frenillo lingual corto, etc.), alteraciones auditivas, alteraciones funcionales (respirador oral, malos hábitos orales, factores hereditarios, alteraciones somatosensoriales, etc.), evolutiva o cultural.


  • Trastorno fonológico: consiste en que la persona presenta un uso inadecuado de los segmentos contrastivos “fonemas” esperados para una determinada edad cronológica. Es decir, el niño/a logra articular un sonido de manera aislada o en silabas, pero no lo utiliza de manera correcta en habla espontánea. Por ejemplo, puede producir el sonido /p/ y silaba /pa/ pero en palabras dice /mana/ en vez de /mapa/ o /maache/ en vez de /mapache/. Los errores que presenta son Procesos de Simplificación Fonológica (PSF), observándose procesos de estructura silábica, asimilación y/o sustitución. Frecuentemente se desconoce la causa externa.


  • Trastorno fonético-fonológico: casos en donde existen ambas alteraciones mencionadas anteriormente de manera simultánea. Puede suceder que haya solo un error fonético y varios fonológicos o a la inversa.

El uso del chupete y/o mamadera son un factor de riesgo para la aparición de maloclusiones y por ende generar un trastorno de los sonidos del habla (fonético). Esto no ocurrirá en todos los casos, sin embargo, si se mantiene de manera prolongada, sobre los 2 años, hay mayor posibilidad de generar una alteración en la cavidad oral. Esto ocurre debido a que al usar chupete la lengua se mantiene abajo y no desarrollo su musculatura natural (movimiento hacia el paladar).

Si tu hijo/a presenta dificultades para articular algunos sonidos del habla o no los produce de manera consistente, te recomendamos que asistas a un profesional adecuado para realizar una evaluación y posterior intervención. En la actualidad existe bastante evidencia de que las praxias (movimientos aislados de labios y lengua) no favorecen la producción de estos sonidos, lo cual era muy utilizado hace algunos años atrás. La intervención siempre debe involucrar el habla para la búsqueda de la correcta articulación.




2,445 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo