• EduHome

Aversiones alimenticias

Actualizado: jun 27

La alimentación es un tema muy importante a lo largo de todo el ciclo vital, siendo en el caso de los niños muy  relevante para obtener un crecimiento y desarrollo óptimo.

A medida que los niños crecen, el tipo y cantidad de alimentos va cambiando. En el caso de los recién nacidos, estos debiesen alimentarse exclusivamente con lechematerna (o fórmula) hasta los 6 meses, para posteriormente iniciar lo que es la alimentación complementaria, en conjunto con continuar ingesta de leche.

Hay ciertos niños que presentan dificultades en la transición de consistencias de alimentos, es decir, en el cambio de leche materna a papilla licuada o en la transición de alimentos molidos con tenedor a alimentos picados. En el caso de niños más grandes, los cuales ya ingieren alimentos enteros, se evidencian ciertas dificultades para incorporar frutas, verduras, legumbres, entre otras cosas, lo cual se puede deber a múltiples factores. Lo importante, es que se debe saber diferenciar cuando los niños/as se encuentran en una fase normal de su desarrollo, por ejemplo cuando presentan neofobia, a cuando la conducta alimentaria está repercutiendo en su calidad de vida.

Estudios indican que aproximadamente un 80% de los niños con trastorno del desarrollo presentan dificultades para alimentarse, y entre un 14% a 50% de los padres de niños entre 17 meses y 6 años con desarrollo normal consultan por esta misma razón (Rybertt, 2016).


Existen ciertas banderas rojas de las dificultades alimenticias según su origen. Estas pueden ser orgánicas o conductuales.En el caso de las orgánicas estas son presencia de disfagia, aspiración, dolor al alimentarse, vómito, diarrea, retraso del desarrollo, síntomas cardiorespiratorios crónicos y mal incremento pondoestatural. Por otro lado, en el caso las banderas relacionadas a una alteración conductual, estas corresponden a fijación con los alimentos, alimentación forzada y/o persecutoria, cese abrupto de la alimentación posterior a un evento gatillante, arcadas anticipatorias y mal incremento pondoestatural (Kerzner, B., Milano, K., MacLean, W. C., Berall, G., Stuart, S., & Chatoor, I. (2015).


Las dificultades en la alimentación de los niños se pueden dividir en tres tipos:

1. Niños con apetito limitado: Pueden ir desde niños que comen adecuadamente pero que pareciera que comen muypoco hasta aquellos niños que presenten alguna enfermedad orgánica. En el caso de los niños con apetito limitado encontramos 4 subtipos:

  • Error en la percepción de los padres: son aquellos padres que sienten incertidumbre por la alimentación de su hijo, expresando cierta preocupación por la cantidad y tipo de alimentación. Son niños delgadosy con apetito variable. Presentan una ingesta autorregulada.

  • Niño energético y activo: son niños con apetito disminuido y saciedad precoz.

  • Niño apático y retraído: son niños desnutridos, hipoactivos, sin contacto visual ni interés por el medio.

  • Causa orgánica: son niños que debido a problemas gastrointestinales, anatómicos, cardiorrespiratorios, neurológicos, metabólicos, etc. presentan apetito limitado.


2. Niños comedores selectivos: Incluye a niños que comen de manera adecuada para su etapa de desarrollo hasta  aversiones relacionadas con los sentidos y enfermedades orgánicas. Podemos encontrar:

  • Neofobia: niños que presentan rechazo a los alimentos nuevos.

  • Levemente selectivo: También llamados “Picky eaters”, rechazan una mayor cantidad de alimentos en relación a otros niños. En algunos casos presentan aversión sensorial leve.

  • Altamente selectivo: niños que presentan aversión sensorial a los alimentos. Tienen una alimentación muy restringida, no aceptan más de 10 a 15 alimentos.

  • Causas orgánicas: son niños que debido a un trastorno del desarrollo, neurológico, motor, uso de sondas enterales, etc. comen de manera selectiva. Asociado a aversiones sensoriales.

3. Niños con miedo a alimentarse: Cualquier experiencia relacionada con la alimentación severamente aversiva puede causar miedo a la alimentación. Dicha experiencia puede ser continua o condicionada por eventos pasados. En este grupo de niños encontramos:

  • Percepción errónea: cuando los padres confunden los cólicos con hambre. Lo anterior produce que los bebés asocien dolor con el proceso de alimentación.

  • Temor en el lactante: bebés que asocian la mamadera o silla de comer con dolor al alimentarse.

  • Temor en el preescolar o escolar: niños con miedo a comer por episodio de vómitos, asfixia, atoro o alimentación forzada.

  • Causas orgánicas: son niños que padecen de alguna patología que les cause dolor.

Cuando se evidencien estas dificultades en niños/as se recomienda que tanto la evaluación como el tratamiento sea intervenida por un equipo multidisciplinarios, que incluya médico, nutricionista, terapeuta ocupacional, fonoaudiólogo y kinesiólogo, dependiendo de las características del caso (Overland, L, 2013).






156 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo