• EduHome

Lectura Compartida

Actualizado: jun 27

Desde el nacimiento hasta los 3 años de vida es un periodo crítico en el desarrollo lingüístico, el cerebro de un niño está realizando una gran cantidad de conexiones neuronales, por lo que es fundamental que padres y cuidadores lo estimulen de manera diaria y óptima en este periodo. Una de las estrategias más utilizada por los padres es la lectura de cuentos en voz alta, siendo de gran relevancia para fomentar el desarrollo del lenguaje de tu hijo/a. Se recomienda que la lectura en voz alta se realice al menos durante 15 minutos cada día, comenzando a edades tempranas, ya que ayudará al lactante a sentirse seguro, amado y preparado para la vida, favoreciendo el apego con sus cuidadores.

El leer no es simplemente leer en voz alta y ya, lo ideal es interactuar con el niño, involucrarlo en la lectura, enseñarle vocabulario que no conoce, permitirle imaginar, suponer, asociar hechos con vivencias propias, contar elementos, conocer el sentido de lectura (de izquierda a derecha), reconocer letras o palabras, entre muchas otras cosas más que lo hagan aprender y explorar, lo cual llamamos lectura compartida.

La lectura compartida es la lectura en voz alta que un adulto realiza en compañía de un niño/a generalmente prelector, es decir, antes de que pueda leer de manera independiente.  Corresponde a una actividad espontánea, que en algunos casos se realiza de manera diaria, la cual se lleva a cabo entre los adultos y niños generalmente a la hora de dormir. Esto puede desarrollarse en el hogar o también en el jardín o escuela en que se encuentre, utilizando libros frecuentemente narrativos e ilustrados acordes a la edad. Es una de las prácticas o estrategias que más influyen en la alfabetización temprana y en el futuro hábito lector de un niño (Goikoetxea y Martínez, 2015). Es debido a lo anterior la relevancia de llevarlo a la práctica, evitando realizar una lectura rápida que no involucre al receptor, en este caso el niño o niña.

Al realizar lectura compartida el adulto incentiva al niño a convertirse en el relator de la historia, llevándolo a una postura de escucha activa, en vez de simplemente leer la historia hasta el final sin interactuar. Es aquí donde el adulto utiliza un lenguaje más complejo que en otro tipo de conversaciones, definiendo, explicando, resaltando y realizando interrogantes para facilitar la comprensión del niño (Goikoetxea y Martínez, 2015).

Estudios han demostrado el efecto positivo que tiene la lectura compartida en el desarrollo lingüístico, tanto en lo que el niño comprende como en lo que comunica, en la alfabetización inicial y emergente. Además del desarrollo de las habilidades representacionales, la resolución de problemas y la participación durante interacciones comunicativas (Muñoz y Anwandter, 2011).

Basándose en estudios de alfabetización temprana, Goikoetxea y Martínez (2015) describen algunos de lossiguientes beneficios de la lectura compartida:

- ​Efecto positivo en el lenguaje oral, esto ocurre principalmente en el vocabulario (receptivo y expresivo), el conocimiento sintáctico, semántico y las destrezas narrativas. Este efecto positivo se presenta cuando se realiza “lectura dialógica”, es decir, cuando el adulto lee en voz alta y dialoga con el niño durante la lectura.

- ​Conocimiento de lo impreso: se refiere al conjunto de conocimientos tempranos o emergentes que puede desarrollar un niño prelector sobre las formas y funciones del lenguaje escrito. Esto se realiza a través de estrategias interactivas para aumentar el interés de los niños/as por los nombres, dirección de la lectura, identificación de letras, título, portada, entre otras cosas).

- ​Aumento del vocabulario: los libros infantiles tienen una gran cantidad de palabras de uso frecuente e infrecuente, además de una mayor complejidad gramatical al lenguaje que se realiza durante una conversación. Es importante destacar que para que un niño/a entienda una nueva palabra, los cuidadores deben explicarle el significado, asociarlo a situaciones de su vida, a imágenes, entre otras.

- ​Relevancia de la interacción entre adulto y niño: se ha observado que el adulto se inclina de forma natural a facilitar el aprendizaje de vocabulario del niño/a, como por ejemplo, explicando palabras infrecuentes, realizando comentarios informativos o realizando preguntas del cuento.

-​Experiencia emocional: permite conectar emocionalmente a los niños/as con lo que le sucede a los personajes, lo cual pareciera aumentar la atención, motivación y su capacidad para utilizar un lenguaje más elaborado relacionado a la situación. Además, el uso de estas estrategias no verbales al leer (gestos, entonación, pausas, entre otras), pareciera mejorar la comprensión de los textos.

- ​Influencia en el gusto por la lectura.

Muchas veces los papás ya tienen una rutina de leerle cuentos a sus hijos antes de dormir, lo cual es muy favorable, sin embargo, en algunas ocasiones carecen de estrategias que beneficiarán aún más llevar a cabo esta actividad. Algunas de ellas son:

- Considerar el interés del niño/a en la elección del cuento.

- Permitir que explore, sostenga y cambie las páginas, donde él sea quien establezca un ritmo.

- Realizar comentarios y preguntas acerca de lo que se va leyendo o se puede inferir (en niños más grandes).

- Señalar todo y hablar de lo que el niño apunta.

- Permitir que lea a su manera cuando ya lo conoce.

- Establecer conexiones entre el libro y su vida cotidiana o experiencias pasadas.

- Ampliar la imaginación de los niños, con libros de piratas y princesas, por ejemplo.

- Si los niños/as no quieren participar no se debe obligar.

- Recordar siempre observar lo que le interesa y cómo reacciona, esperar permitiendo que se exprese y estableciendo contacto con él, y escuchar sus comentarios.

Referencias

Braslavsky, B. (2000). Las nuevas perspectivas de la alfabetización temprana. Lectura y vida.

Muñoz, B. y Anwandter, A. (2011). Manual de lectura temprana compartida ¿Por qué es importante y cómo leer con niños y niñas de 0 a 7 años? Consejo nacional de la cultura y las artes, gobierno de Chile.

Goikoetxea, E. y Martínez, N. (2015). Los beneficios de la lectura compartida de libros: breve revisión. Educación XX1.

Villalón, M., Bedregal, D., & Figueroa, V. (2008). Alfabetización inicial: Claves de acceso a la lectura y escritura desde los primeros meses de vida.


48 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo