• EduHome

Guía de estimulación del juego en casa

El juego es la principal ocupación para niños y niñas, lo que significa que es la actividad más importante para estimular su desarrollo. En los primeros años de vida, el juego es el medio a través del cual los niños adquieren aprendizajes y consolidan diversas habilidades de su desarrollo. Dentro de las características del juego se encuentra que debe ser motivante para el/la niño/a y debe llamar a la participación, debe producir placer, y el interés fundamental no es el producto final, sino que el disfrute del proceso de juego.

Alguna de las funciones que podemos mencionar del juego son:

  • Permite el aprendizaje de sí mismo (en un inicio) y del mundo (en etapas posteriores)

  • Facilita la adquisición de habilidades cognitivas, motrices y socioemocionales

  • Estimula la interacción con el entorno físico y el entorno social

  • Permite repetir experiencia, facilitando aprendizajes

  • Facilita la imitación de situaciones y acciones que observa en la vida cotidiana, y posteriormente estimula el despliegue de actividades simbólicas, imaginación y fantasías.

  • Promueve la toma de decisiones y la autonomía.

A medida que los niños y niñas crecen, el juego va evolucionando en complejidad, al mismo tiempo que el desarrollo, y por lo tanto cada tipo de juego permite la adquisición y consolidación de diversas habilidades (cognitivas, motrices y socioemocionales).

Las etapas más relevantes del desarrollo del juego corresponden a:

  • Juego sensoriomotor

  • Juego simbólico

  • Juego de reglas

  • Juego de construcción

Algunas de las sugerencias para estimular el juego corresponden a:

  • Establece una rutina de juego diaria (mínimo 20 minutos diarios). Hazlo parte de su rutina. Invítalo a jugar contigo

  • Durante la rutina de juego, el televisor debe permanecer apagado. Si previamente se encontraba prendido y lo estaba observando atentamente, primero debes captar su interés mediante otro objeto, para posteriormente apagarlo

  • El espacio de juego debe estar ordenado y libre de estímulos externos que no utilizaremos. Elegir algunos juguetes que podemos ofrecerle, pero no sobreestimular el ambiente. El espacio debe estar ordenado y organizado

  • En ocasiones puede resultar difícil captar su interés para que juegue con nosotros/as. Por eso es importante conocer las actividades y los objetos o juguetes con los que más disfruta jugar, porque esos juguetes serán el punto de partida. Se los debes mostrar y motivar con expresiones faciales y gestos para que se acerque y juegue contigo

  • Durante los juegos, posiciónate a su altura, e idealmente frente a él. Busca su cara y colócate dentro de su foco de atención, estableciendo contacto visual

  • Durante los juegos debes exagerar tus expresiones y gestos faciales. Además se recomienda verbalizar todo lo que se esté realizando: “Juguemos con la pelota” “Ay, que rica está la comida” “Juguemos con bloques”

  • Adaptar lo que le digamos en un lenguaje más simple. Si queremos que realice algo, evitar frases largas y complejas. Ejemplo: NO: “Dame la pelota que tienes en tu mano” SÍ: “Dame pelota” (indicándole la pelota).

  • Al inicio de la rutina de juego se le puede ofrecer algún objeto/juguete que sea de su agrado, para captar su interés. Si eso no logra captar su interés, es importante poder seguir su propia motivación. Por ejemplo: le ofrecemos una pelota y la lanzamos en su dirección, lo invitamos a jugar con la pelota, pero no la observa. Lo intentamos un par de veces, pero está interesado en jugar con las tapas de unos lápices ¿Qué hacemos? En ese minuto es importante ser flexible, observar como juega con los lápices (o podría ser cualquier otro objeto) e involucrarnos en ese juego que ha creado

  • Cuando le ofrecemos varios juguetes (por ejemplo: conjunto de bloques, conjunto de pelotas, lápices, etc.), es importante que tú tengas el control sobre ello. Es decir, no le entregues todos los objetos en la primera ocasión, entrega de a uno, esperando que él pida los restantes. Esto ayudará a estimular la interacción social.

  • Haga pausas durante la rutina de juego, y espere una señal de él para continuar. La señal puede ser una vocalización, una palabra, la búsqueda física, etc. Por ejemplo: Si estamos jugando con bloques, espere a que él pida el siguiente, no se lo entregue de inmediato

  • Fomente los gestos de “toma” y “dame”, nombrarlos mientras se realicen. Si no se realizan espontáneamente, ayude con guía física. Así mismo refuerce el concepto de “más”. Por ejemplo: Estamos jugando a las cosquillas, hacemos una pausa, esperamos, y notamos que si desea más, y nos mira, o nos busca de alguna forma, en ese momento verbalice “¿Quieres más?”, y realice la acción que desea.

  • Imite el juego de él, y espere que imite de vuelta. También puede imitar sus palabras, vocalizaciones o sonidos. Antes de continuar debe esperar que lo haga de vuelta. Esto favorecerá el desarrollo de la imitación.




75 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo