¿A tus hijos no les gustan las matemáticas?

Actualizado: jun 27

Muchas veces escuchamos a los padres angustiados porque no saben cómo ayudar a sus hijos en el aprendizaje de las matemáticas.

Los primeros años se les presenta algo más atractivo ya que se les enseñan los primeros números, con material concreto y en formas más lúdica.

A medida que van aumentando los cursos, se empieza a poner más difícil y en ocasiones las metodologías van variando y es aquí donde los padres no saben cómo ayudar, ya que a ellos se les enseñó diferente y los niños tienden a seguir las instrucciones del profesor, entablándose un clima de discusión.

Las matemáticas debieran ser parte del uso cotidiano. Comenzando con las partes del cuerpo, en niños pequeños se les enseña la cantidad de ojos que tenemos, las orejas, la nariz, etc. Más adelante presentarle la grafía y relacionar número cantidad. Cuando ordenamos las cosas del supermercado, ir contando las cajas de leche, las bolsas de fideos, etc. De esta manera ir comprendiendo el concepto de número.

Una vez que comienzan los primeros cursos básicos, se inicia la enseñanza de las cuatro operaciones matemáticas básicas, van en orden, así como el desarrollo motriz es un proceso del desarrollo del niño, la adquisición del lenguaje matemático también, es por esto que cuando comenzamos con las sumas es tan importante reforzar concepto como: agregar, adicionar, más, añadir, juntar, etc. La comprensión del lenguaje oral va de la mano con el lenguaje matemático; cuando comprendo una lectura y lo que están preguntando, se logra responder sin dificultad; lo mismo en las matemáticas cuando el concepto y el procedimiento se comprende.

Una manera de ayudar a los niños cuando comienzan a sumar es utilizando material concreto (porotos, fichas, bolitas, etc), haciendo tarjetas donde salgan los sinónimos de agregar, de juntar. Una vez que lo tengan internalizado, hacer números y el signo más para que ellos los junten y los sumen. El aprendizaje significativo de la adición es fundamental para continuar con la resta, multiplicación y división.

No importa si el ritmo de aprendizaje es lento, lo importante es que todos los niños pueden lograr adquirir estos aprendizajes. Es necesario respetar su ritmo de aprendizaje, darle más tiempo si lo requiere con material concreto, porque una vez adquirido, lo que viene se le hará más fácil. Es por esto que es fundamental el apoyo en casa, estimulando y motivando.


Una forma de desarrollar los procesos cognitivos es dejar que los niños resuelvan los problemas, de esta manera comienza a razonar y a buscar posibles soluciones.

La mecánica de una operación y el memorizar sin comprensión, lleva al fracaso y a la frustración. Es por esto que una instrucción que trasciende de lo memorizado y busca un conocimiento donde el razonamiento y la comprensión marcan la diferencia.



Fuente: Hacia un modelo de investigación en el área de las matemáticas.

Roberto Careaga, magister en educación especial.

Consructivismo: Piaget, Vigotsky.




26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo